Lawrence Lessig ‘for President’: un David para tumbar al Goliat del dinero en la política

(Publicado en Rincon de Transparencia, El Confidencial el 12.09.2015)

El profesor de Harvard y actual candidato a la Casa Blanca es un icono para los amantes del copyleft. Aspira a convertirse en el icono de los puristas del concepto original de democracia representativa.

lawrence-lessigs-quotes-8El profesor de Harvard y actual candidato a la Casa Blanca, Lawrence Lessig, es un icono para los amantes del copyleft. Ahora aspira a convertirse en el icono de los puristas del concepto original de democracia representativa. Para Lessig la gobernanza en Estados Unidos vive un proceso de degeneración por varios motivos, entre los que destaca como principal la forma en la que unas pocas familias financian a los dos principales partidos políticos del país. Muchos le califican de romántico, pero el aparentemente ingenuo académico no ha dudado en pasar a la acción. A principios de agosto sorprendió a sus seguidores y a las élites intelectuales del país con su propuesta de presentarse a candidato a la presidencia a la Casa Blanca con un único propósito: cambiar el sistema de financiación electoral. El lunes, Labor Day en Estados Unidos, logró el primer hito en su hoja de ruta hacia la Presidencia de levantar un millón de Euros a través de la plataforma online Kickstarter.

El personaje

El actual profesor de la Escuela de Derecho de Harvard, desarrolló una gran parte de su vida académica en Stanford, donde creó el Center for Internet and Society. Su defensa del copyleft y de las llamadas licencias Creative Commons le convirtieron en la perfecta imagen de Internet. A lo largo de los últimos años su interés se ha desviado hacia un tema que considera de primera magnitud: cómo el dinero está pervirtiendo el sistema democrático norteamericano. El tema le llevó a escribir en 2011 un libro titulado Republic, Lost: How Money Corrupts Congress—and a Plan to Stop It (un pdf se puede descargar aquí gracias, precisamente, a Creative Commons). Para Lessig ha llegado el momento de pasar de la historia y la teoría a la acción.

6a00d8341c562c53ef0133f4923c23970b-800wi images

El problema: El fenómeno del dinero en la política

De su manifiesto de hace unos días, Why I Want to Run que publicó el 11 de agosto en el Huffington Post, y que animo a leer, me quedo con este dato sorprendente: en julio, más de la mitad de la campaña electoral la habían financiado 400 familias norteamericanas. Lessig cita un artículo de los académicos Martin Giles and Benjamin I. Page “Elites, Interest Groups, and Average Citizens”
 donde ahondan en esta cuestión y en sus implicaciones, la principal es cómo un poder económico muy reducido canaliza toda la influencia en detrimento de la mayoría.

Este dato conecta con un episodio que se produjo pocos días después de su manifiesto en el primer debate televisado entre los candidatos republicanos donde Donald Trump dijo que el sistema estaba roto, “our system is broken“, y acusó a su contrincante Jeb Bush de ser una mera marioneta, “a puppet“, al servicio del poder económico de los llamados mega donantes “mega-donors”. En el mismo debate, Trump reconoció que financió a los Demócratas para comprar influencia. “When they call, I give,” dijo a los oyentes “And you know what? When I need something from themtwo years later, three years laterI call them. They are there for me.

Irónicamente, el otro candidato a presidente con el discurso más efectivo sobre la necesidad de reformar el sistema de financiación de partidos ha sido Trump

Irónicamente, el otro candidato a presidente que ha mantenido el discurso más efectivo sobre la necesidad de reformar el sistema de financiación de los partidos ha sido Trump. Es irónico porque ya se ve, Lessig y Trump están en las antípodas vivenciales e ideológicas, pero sin embargo comparten una misma agenda. Los dos denuncian la perversión del dinero en la política, y ambos gozan de una credibilidad que ninguno de sus contrincantes disfruta. Ninguno de los dos está sujeto a intereses privados: Lessig porque ha utilizado una de las vías más legítimas de financiación, desde un punto de vista democrático y social, que es levantar pequeñas donaciones a través de Internet y, Trump, sencillamente, porque es rico. Pero sus respectivas soluciones al problema son muy diferentes.

Su propuesta

Trump considera que tan solo deberían presentarse a Presidentes candidatos con el suficiente patrimonio como para poder gobernar con independencia. Es decir, tan sólo un candidato procedente de esas citadas 400 familias podría convertirse algún día en presidente de los Estados Unidos.

Lessig tiene una solución alternativa, una hoja de ruta,  que muchos (la mayoría) consideran ingenua e inviable. Así me lo expresaron varios norteamericanos con los que coincidí este fin de semana en un foro en Oxford. Para mi sorpresa, ni le conocían. “Elena, el 82 por ciento de los votantes norteamericanos ya tienen interiorizado que el sistema está pervertido y no consideran este hecho como algo digno de solución…It is just the way it is.

Pero su hoja de ruta vivió un hito real el pasado lunes, Labor Day en Estados Unidos, al superar el apoyo de un millón de Euros y los 8.700 donantes a través de la plataforma online Kickstarter.

El 82 por ciento de los votantes norteamericanos ya tienen interiorizado que el sistema está pervertido

Ahora que se confirma su candidatura (una candidatura de referéndum, como él la llama), Lessig aspira introducir en primera línea del debate electoral el tema de la necesidad de reformar el actual sistema de financiación política y lograr desarrollar una sociedad donde todos sus ciudadanos, con independencia de su poder adquisitivo, sean considerados iguales. De nuevo, irónicamente, Lessig considera que sus colegas Demócratas no le están ayudando a dimensionar el fenómeno tanto como Trump.

Como propuesta legislativa concreta, Lessig ha desarrollado el llamado Citizen Equality Act que es un paquete de medidas concentradas en tres pilares fundamentales. Lessig propone presentar dicho paquete en el Congreso el 1 de enero de 2016.

Posted in Advocacy, Participación | Tagged , , , , | Leave a comment

Pablo d’Ors y la Revolución del Silencio

Estos días muchos españoles hablamos de revolución en la política. De cómo nuevos líderes y nuevos partidos están revolucionando el sistema. Hablamos de las nuevas caras, de Albert Rivera, de Ada Colau, de Pablo Iglesias y de Manuela Carmena. En la religión de la España del siglo XXI, Pablo d’Ors es la cara de la revolución.

IMG_4650Por su humildad y por su rechazo a cualquier tipo de protagonismo, seguramente no se sienta identificado con el papel de un revolucionario. Pero no hay duda de que este sacerdote y escritor de 51 años está siendo el catalizador de un acercamiento libre y genuino de cientos y miles de españoles a su concepción integradora del cristianismo. Españoles católicos y aconfesionales. Practicantes y no practicantes. Todos en búsqueda de vivir lo que d’Ors considera el fin último de la plenitud: la vida interior.

A diferencia del ruido que generan los nuevos líderes políticos, su revolución tiene un adjetivo calificativo determinante: el silencio. A diferencia del uso de la estrategia y de la retórica para convencer a los electores, d’Ors utiliza el silencio como herramienta para acercar a los fieles a su verdad, su belleza y su bien innatos. D’Ors cree en el silencio como la herramienta más eficaz para un desarrollo espiritual puro, que trasciende el dogma. “La espiritualidad es el vino y la religión la copa,” me expresó en el salón de su casa luminosa un jueves de este mes de junio. Una frase que rompe con la querencia generalizada de las religiones a autoafirmarse cada una como la única y la verdadera.

IMG_4581Las religiones van a continuar creciendo en número de adeptos en las próximas décadas, según el último estudio del Pew Research Center. El islam crecerá a más velocidad que el cristianismo, mientras que el ateísmo y el agnosticismo representarán a un grupo minoritario de seres humanos. No podemos predecir las consecuencias sociales y políticas de esta evolución, aunque podemos entreverlas al ser testigos hoy de la violencia y el terror derivados del fanatismo religioso. Ante esto, resulta esperanzador conocer el liderazgo social de una figura integradora como la de d’Ors, que se considera a sí mismo como un pontífice, como un hombre que tiende puentes entre el mundo y Dios, entre la Iglesia y la sociedad, entre el arte y la religión, entre el cristianismo y el budismo, entre la vida y la muerte.

El fenómeno social que ha despertado d’Ors es digno de atención. Se han vendido 50.000 ejemplares de Biografía del Silencio, que va por su 15ª edición. Hay listas de espera de cientos y cientos de seguidores que aguardan meses para poder hacer uno de los retiros de iniciación que organiza su Asociación, “Amigos del Desierto”.

IMG_4592Su maestro es el jesuita Franz Jalics, autor del libro “Jesús, Maestro de Meditación”, que fue presentado una tarde de abril en Madrid por el mismo d’Ors y Javier Melloni. A pesar de la mala hora, el auditorio rebosaba de asistentes, muchos de ellos se agolpaban en las puertas y otros tantos se sentaban en el suelo.

H-B.- Popularmente se te conoce por haber revolucionado a la Iglesia en España con la introducción de la meditación Zen. Pero a la vez subrayas el componente cristiano de vuestras meditaciones. ¿Cómo conjugamos ambas tradiciones?

D’Ors.- Tiene gracia que me pongan como pionero de la meditación cuando ha habido muchos otros precursores mucho más insignes que yo. Esto tiene una larga historia. Nosotros ofrecemos en Amigos del Desierto una escuela de meditación para todo el que quiera hacer la aventura interior. Sea creyente o no lo sea, pertenezca a la confesión católica o no. Es para todos. Al igual que cuando yo fui a una Shanga Zen había un budista presidiendo nuestras meditaciones, y eso no significaba que no pudiéramos estar allí personas no budistas, en Amigos del Desierto todo aquel que tenga una necesidad espiritual puede, desde la copa cristiana, (en alusión a la copa es a la religión lo que el vino a la espiritualidad) realizar su propia búsqueda.

IMG_4640H-B.- Hay en tu liderazgo una cierta heterodoxia con respecto a las prácticas generalizadas dentro de la Iglesia.

Observo un cierto grado de incomodidad con la idea de su heterodoxia y así se lo transmito y reacciona con honestidad.

D’Ors.- Yo no me considero heterodoxo, no me desvío en absoluto de la doctrina. Creo que es más bien una cuestión de estilo que de fondo. Mi presencia física y verbal es muy secular. Yo creo que el sacerdote tiene que ser un puente entre Dios y la sociedad. Tienes que estar cerca de Dios, pero también del hombre. Si te haces demasiado extraño dejas de ser significativo para el otro. Es preciso mantener esta tensión de identidad y relevancia. Tienes que salvaguardar tu identidad y a la vez ser relevante. Este es el gran problema pastoral. Muchos salvaguardan su identidad pero no se exponen a la vida publica, no hay una relevancia social.

H-B.-Pero convendrás conmigo que eres un sacerdote singular, que nos trasladas mensajes distintos a los que suele trasladar la Iglesia.

D’Ors.- El verdadero drama de la Iglesia es que no ha habido suficiente creatividad pastoral para reformular en nuevos odres el patrimonio espiritual tan extraordinario. Me entristece una visión del cristianismo pobre y perversa, que no responde en absoluto a su esencia. El cristianismo nos lo han explicado mal. Para nosotros es emblemático el evangelio de los discípulos de Emaús, donde van hablando de su desilusión hasta que se les aparece un extranjero, que es Cristo, y ellos no lo saben. La verdad les viene de fuera. Es un extranjero. En el evangelio hay continuamente elogios a los paganos, los que vienen de fuera, la samaritana, el centurión, es decir que la verdad nos viene de fuera. El cristianismo no puede no ser inclusivo. En la medida en que seamos exclusivos se pierde el carácter místico y genuinamente cristiano. Es el fundamento del fanatismo, creer que puedes meter la verdad en un cajón. Lo cual es una ingenuidad por no decir una estupidez.

IMG_4685H-B.- Cuerpo y alma, misticismo y erotismo, amor y dolor, pudor y exhibicionismo. Tu lenguaje está impregnado de la teoría de los opuestos, de los contrarios que tan bien define el Tao. ¿Crees que Jesucristo también nos quiso hablar en estas claves donde lo carnal y lo erótico son el dorso de lo espiritual?

D’Ors.- Soy un enamorado del cristianismo porque ofrece un fundamento muy sólido a esta experiencia de la pluralidad. El ideal no es llegar a ser uno destruyendo la pluralidad que nos es propia, sino respetándola y promoviéndola. El ideal no es la uniformidad sino la unidad que es la convivencia de contrarios. Lo que son dos cosas distintas, que es el padre y el hijo, pueden ser una por vía del espíritu. Somos esto y también su contrario para crear el arte de la vida donde todo tiene su lugar. Hay un profundo vínculo entre misticismo y erotismo porque ambos están atravesados por la misma pasión, que es la de la unidad. Este es el tema fundamental de mis libros.

H-B.- Meditamos cada vez más porque hay un anhelo de plenitud no satisfecho. Parece que tras el materialismo del Siglo XX, el fenómeno de la espiritualidad se va a convertir en uno de los más importantes del Siglo XXI. ¿Cuáles dirías que son los principales signos de este despertar?

D’Ors.- Podríamos asociar la espiritualidad con la sabiduría. A mi me gusta decir que la religión es la copa y la espiritualidad el vino, y lo que nos interesa es el vino. Pero la cuestión es en qué copa vamos a beber, de dónde podemos beber. El prestigio de la espiritualidad se ha construido sobre el desprestigio de la religión. Pero en lo que a mi me llega no solamente hay un hambre de espiritualidad sino también un deseo profundo de reconciliarse con la propia tradición espiritual, en este caso el cristianismo. En España hay un deseo de acercamiento al cristianismo. Hay un hambre de espiritualidad y también hay un hambre de rito. La religión es mito y rito.

H-B.- ¿Animarías a nuestros políticos a meditar?

D’Ors.- El cultivo del silencio es esencial, y es lo más transformador que conozco. Creo que si nuestros parlamentos, congresos, universidades, hospitales y sindicatos precedieran sus actividades de espacios de silencio lo que emanaría de ellos sería mucho más auténtico y genuino. No se trata de mitificar el silencio, sino de experimentarlo y comprobar que tiene un poder enorme. El mantra es más poderoso que la bomba atómica decía Ghandi.

H-B.- Ante la digitalización, ante eso que ahora llaman el fenómeno de lo líquido, que nos “comoditiza” en el torrente de las nuevas tecnologías y de la velocidad, ¿tenemos entonces que estar esperanzados o crees que cada vez habrá menos personas profundas y serán más uniformes?

D’Ors.- Hay una tendencia mayoritaria hacia la uniformización. Pero junto a esto hay una minoría muy significativa que está caminando en este sentido espiritual. Por supuesto que será un camino minoritario. El poder del símbolo no hay que minusvalorarlo. Una flor en medio de un estercolero es brutal, demuestra las posibilidades. Este es el fundamento de nuestra esperanza.

H-B.- El Papa Francisco está desmantelando el aparato burocrático de la Iglesia. ¿Crees que habrá realmente un antes y un después? ¿Cuáles están siendo los principales signos del cambio?

D’Ors.- Mi impresión es que el Santo Padre sabe llevar a la Iglesia con un timón firme pero flexible. Combina la exigencia con la indulgencia y el rigor con la ternura de una manera muy ejemplar. El éxito del Papa es que ejerce de padre en un mundo sin padres. Se está demandando paternidad espiritual de una manera increíble y el Santo Padre tiene esa autoridad. Como signos de cambio, asistí a la última asamblea del Consejo Pontificio de Cultura y me di cuenta de que ahora mismo existen una pluralidad y una libertad enormes dentro de la Iglesia.

Posted in Entrevistas, Liderazgo, Meditación, Silencio y Atención, Religión | Tagged , , , , , , , , | Leave a comment

Diputados, ‘lobbies’ y la violencia de la transparencia

“El imperativo de la transparencia hace sospechoso todo lo que no se somete a la visibilidad. En eso consiste su violencia,” asegura el filósofo Byung-Chul Han en su libro La Sociedad de la Transparencia. He elegido esta frase para inaugurar este blog donde reflexionaré sobre el alcance y el impacto del ubicuo lema de la transparencia en nuestra vida, sobre todo en nuestra vida pública.

Los españoles y también los europeos estamos siendo víctimas y testigos no solo de una crisis económica que nos ha mermado la confianza y la esperanza, sino de una crisis de valores, que se evidencia cada día debido a la creciente fuerza de este fenómeno que llamamos transparencia.

La transparencia cambia nuestro comportamiento. Es quizás la consecuencia más sencilla y rotunda del fenómeno. Cuando nadie nos mira actuamos de manera diferente a cuando nos sentimos solos. Por lo general, cuando nos miran actuamos de acuerdo a los valores socialmente establecidos. En el libro The Circle de Dave Eggers, se ilustra con eficacia el impacto de la transparencia en la conducta humana de los protagonistas. Y en línea con la frase de Han, el lector de The Circle sufre esa violencia derivada de una transparencia total.

Como en cualquier campo, en el equilibrio está la virtud. Aunque el nuevo lema de transparencia esté de moda, es preciso alimentarla hasta unos límites, de tal manera que se garanticen todos los valores democráticos en la vida pública. El encuentro de la transparencia con derechos fundamentales como la seguridad o la privacidad es un ejercicio perfecto de búsqueda de equilibrios.

Las democracias occidentales se encuentran en la búsqueda de ese perfecto equilibrio en la transparencia entre los lobbies y los diputados o aquellos que afrontan cualquier proceso de toma de decisiones. Estados Unidos lleva décadas en esa búsqueda y Europa comenzó más tarde. Transparencia Internacional, organización a la que pertenezco, ha publicado recientemente un informe, ‘El lobby en Europa: influencia encubierta y acceso privilegiado’, donde recoge el estado de la regulación del lobby en 19 países de la Unión Europea y en las propias instituciones europeas: Comisión, Parlamento y Consejo europeos.

Los autores del informe resaltan que seis de cada diez europeos consideran que su gobierno está indebidamente influido por unos pocos grupos de interés o lobbies, que definen como “cualquier comunicación directa o indirecta con representantes públicos o decisores políticos que tenga como objetivo influir en el proceso de toma de decisiones, y que se lleve a cabo en nombre de o por un grupo organizado”. Y clasifican tres pilares en los que debería apoyarse cualquier regulación óptima del fenómeno lobby: (i) nivel de transparencia en  la comunicación entre estos grupos o lobbies y los decisores públicos; (ii) nivel de integridad de los lobbies y de los decisores de acuerdo a códigos de conducta y su debido control; y (iii) nivel de acceso de los diferentes grupos sociales y empresariales al proceso de toma de decisiones.

Los resultados son desoladores al no existir, salvo en el caso de Eslovenia, Reino Unido y Lituania, ningún país con aprobado en ninguno de los tres pilares. La regulación del lobby en Europa ha obtenido una media de 26% en transparencia; un 33% en integridad y un 33% en igualdad de acceso.  En el caso de España, los niveles son aún más descorazonadores. Un 10% en transparencia; un 35% en integridad; y un 17% en igualdad de acceso.

La actividad extraparlamentaria de los diputados

A la luz de todo esto, las recientes informaciones sobre la actividad extraparlamentaria de determinados diputados suscitan muchas preguntas que deberían llevarnos a reflexionar y a proponer una regulación equilibrada. ¿En qué principio se fundamenta el derecho de los diputados a ejercer una actividad extraparlamentaria? En el caso de estar de acuerdo con el principio que justifica dicha actividad, ¿qué límites debería tener? ¿Es pertinente que la Agencia Tributaria y la Fiscalía Anticorrupción difundan a los medios de comunicación los datos de los contribuyentes cuando se trate de representantes públicos en fase de investigación?

El problema de España es que no hay un debate de principios sobre estas cuestiones. Es hora de abordarlo y exigirlo. Mientras tanto, mucho de lo que salga a la luz, nos resultará escandaloso, pero se enmarcará dentro de la normalidad de unas leyes que distan mucho de ser las idóneas para garantizar los valores democráticos. Esa violencia derivada de una excesiva transparencia, según alerta Han, está aún muy lejos de nosotros en nuestra vida pública.

(Artículo publicado el 9 de mayo de 2015 en mi nuevo blog en El Confidencial: Rincón de Transparencia)
Posted in Advocacy, Participación, Transparencia | Tagged , , , | Leave a comment

Angel Gurría y Zanny Minton Beddoes: Frente a nuestros problemas de hoy, liberalismo de ayer

John Micklethwait“We stand for liberalism, classical English liberalism,” afirmaba la nueva editora del Economist, Zanny Minton Beddoes, en una reciente entrevista de Charlie Rose. Al preguntar éste qué entendía por liberalismo, ella contestó, “El liberalismo clásico del siglo XIX, que defendía por encima de todo la libertad del individuo y de los mercados.”

El periódico semanal que esta mujer de más de 50 años edita y dirige desde hace unos meses tiene como objetivo último seguir defendiendo estos valores en el siglo XXI. Unos valores que viven bajo la sombra de la amenaza continua, amenaza inminente desde que estalló la crisis financiera de 2008. El auge de posturas comunistas y de extrema izquierda en países como España o Grecia así lo demuestra. Estas posturas están haciendo mucho más ruido que las posturas de miles y millones de ciudadanos del mundo entero que siguen creyendo (en silencio o quizás en alguna sobremesa de familia) que la libertad individual y de empresa son la solución a muchos de los problemas derivados de la globalización económica, la revolución tecnológica y la crisis. Es a éstos a quienes Ms. Minton Beddoes dirige sus numerosos artículos semanales sin firma. A estos lectores los bautizó con la expresión “globally curious.”

Probablemente Angel Gurría, el Secretario General de la OCDE, sea uno de esos lectores. Hoy pudimos escucharle en un desayuno organizado por Casa América, en el que también participó el Ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo. Después de resumir el diagnóstico de la situación actual para los países de la Organización (bajo crecimiento, paro, desigualdades crecientes, ausencia o debilidad de las locomotoras tradicionales de crecimiento) terminó hablando de liberalismo. Lo hizo en varios momentos: la necesidad de encontrar un lenguaje común con los griegos para luchar contra las oligarquías y promover la competencia, contra la corrupción y acometer la reforma de las administraciones públicas. Lo hizo cuando dijo tres veces seguidas la necesidad de centrarse en productividad. Lo hizo cuando concluyó, “lo único que nos queda es el largo plazo, los cambios estructurales en educación, inversión y buena regulación.”

“La sociedad ha perdido la confianza en todo,” diagnosticaba Gurría de manera sucinta y articulada. Ya no sólo en los bancos y en los políticos, sino en todas las instituciones públicas y privadas. Pero creo que no podemos dejar que el nihilismo o el hartazgo nos condicionen en este año electoral.

Posted in Liberalismo | Tagged , | 1 Comment

Prensa económica anglosajona y mercados como grupos de presión

Este trabajo pretende hacer una primera aproximación a la dinámica existente entre el poder político local, el poder de la prensa económica anglosajona y el poder de los mercados financieros internacionales. Más concretamente, pretende analizar el grado de influencia de la prensa económica anglosajona y los mercados financieros internacionales en la toma de decisiones del poder local.

Me gustaría enfatizar en la introducción que no abordo este trabajo con una idea preconcebida de cuál debería ser el papel de los mercados, o el de los editores de una cabecera como la del Financial Times; tampoco pretendo aquí calificar la acción concreta del gobierno español. Mi único propósito por el momento es analizar esta dinámica con el objetivo de llegar a unas conclusiones preliminares.

Y el foco de ese análisis lo pongo en la segunda legislatura de gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. Bajo este periodo político, que comienza en marzo de 2008, los mercados financieros internacionales y la prensa económica anglosajona comenzaron a cuestionar la sostenibilidad de la economía española, que, junto con la de Grecia, Portugal e Italia, se enfrentaba (y se enfrenta aún) a una crisis de deuda soberana desconocida en el mundo desarrollado.

Después de casi dos años de interacción entre mercados, prensa y gobierno, en mayo de 2010 parece que ganaron la batalla los dos poderes internacionales. Fue entonces cuando el gobierno de Rodríguez Zapatero se vio obligado a tomar un conjunto de medidas muy en contra de su voluntad (y supervivencia) política.

En este contexto, llama la atención el creciente protagonismo que adquirió la prensa económica anglosajona en nuestro país. Los relatos y narrativas que Reuters, El Financial Times, el Wall Street Journal y el Economist publicaron sobre España durante ese periodo de tiempo provocaron constantes reacciones en la prensa local y en el gobierno de Rodríguez Zapatero.

La conclusión es que éstos, junto con los mercados, se convirtieron en auténticos grupos de presión foráneos, con una gran capacidad de influencia en la toma de decisiones del ejecutivo español.

medios y mercados anglosajones como grupos de presión 29032013

Posted in Medios de comunicación, Periodismo, Transparencia | Tagged , , , | Leave a comment